¿Qué son los virus del papiloma humano?

Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo de más de 150 virus relacionados. Se les llama papilomavirus porque algunos de sus tipos pueden causar verrugas o papilomas, las cuales son tumores benignos (no cancerosos). Algunos tipos de los virus del papiloma humano están relacionados con ciertos tipos de cáncer. Se les llama virus del papiloma humano de alto riesgo oncogénico o carcinógenos; es decir que causan cáncer.

Entre los más de 150 tipos de VPH, más de 40 pueden pasarse de una persona a otra por medio del contacto sexual. La transmisión puede suceder en la región de los genitales, del ano o de la boca.

¿Cuáles cánceres se relacionan con las infecciones por los virus del papiloma humano?

La infección por VPH de alto riesgo es la causa principal del cáncer de cuello uterino (cérvix). Casi todas las mujeres serán infectadas por VPH en algún momento de su vida, pero muy pocas padecerán cáncer de cuello uterino. El sistema inmunitario de la mayoría de las mujeres suprimirá o eliminará generalmente los VPH. Solamente infecciones persistentes por VPH (que no desaparecen en muchos años) pueden resultar en cáncer de cuello uterino.

Los tipos de alto riesgo causan también la mayoría de los cánceres de ano. Se sabe también que la infección por VPH de alto riesgo causa algunos cánceres de orofaringe, vulva, vagina y pene.

¿Puede evitarse la infección por VPH?

La forma más segura de eliminar el riesgo de una infección genital por VPH es abstenerse de cualquier contacto genital con otra persona. Para quienes son activos sexualmente, una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja no infectada es la estrategia con más posibilidades de prevenir la infección genital por VPH. Sin embargo, es difícil determinar si una persona que ha sido sexualmente activa en el pasado está infectada en el presente.

Las investigaciones indican que el uso correcto y constante del condón puede reducir la transmisión de VPH entre parejas sexuales. Sin embargo, ya que las partes no cubiertas por el preservativo pueden infectarse por el virus, los condones no pueden proporcionar una protección completa contra la transmisión de infecciones.

Se han aprobado dos vacunas para prevenir la infección por VPH: Gardasil y Cervarix. Ambas vacunas son muy efectivas en la prevención de infecciones por los tipos 16 y 18 de VPH, dos de los VPH de alto riesgo que causan la mayoría (70%) de los cánceres de cuello uterino y de ano. Gardasil impide también la infección por los tipos 6 y 11 de VPH, los cuales causan 90% de las verrugas genitales.

¿Qué son Gardasil y Cervarix?

La vacuna Gardasil es producida por Merck & Co, Inc. Es una vacuna cuadrivalente, protege contra cuatro tipos de  VPH: 6, 11, 16 y 18. Se administra en una serie de tres inyecciones en tejido muscular por un periodo de 6 meses.

La vacuna Cervarix es producida por GlaxoSmithKline (GSK). Es una vacuna bivalente porque está dirigida a dos tipos de VPH: 16 y 18. También se administra en tres dosis por un periodo de 6 meses.

¿Necesitan hacerse todavía pruebas de Papanicolaou las mujeres que se hayan vacunado?

Si, ya que estas vacunas no protegen contra todos los tipos de VPH que pueden causar cáncer, las pruebas de Papanicolaou siguen siendo esenciales para detectar los cánceres de cuello uterino y los cambios precancerosos. Es posible que haya cambios futuros en las recomendaciones en cuanto a exámenes de detección para mujeres vacunadas.