Los cigarrillos se distinguen de los puros, en general, por el tamaño y el tipo de tabaco que se usa. Además, a diferencia del humo de cigarrillo, el humo del puro ordinariamente no se inhala.

Las características principales de estos productos de tabaco son:

  • Cigarrillos: Son de tamaño uniforme y cada uno contiene menos de 1g de tabaco. Están hechos de distintas mezclas de tabaco y están envueltos en papel.
  • Puros: Están compuestos principalmente de un solo tipo de tabaco (curado al aire y fermentado) y tienen una envoltura de tabaco. Pueden variar en tamaño y forma, y contienen de 1 a 20 gramos de tabaco.

Si. El humo del puro, como el humo del cigarrillo, contiene sustancias químicas tóxicas y carcinógenas que son perjudiciales tanto para los fumadores como para quienes no fuman. El humo del puro, posiblemente, es más tóxico que el humo del cigarrillo. El humo del puro contiene:

  • Concentraciones altas de sustancias que causan cáncer (carcinógenas): durante el proceso de fermentación del tabaco para puros, se producen altas concentraciones de nitrosaminas que causan cáncer. Al fumar el puro estos compuestos químicos se liberan. El humo del puro presenta concentraciones más altas de nitrosaminas que el humo del cigarrillo.
  • Mayor contenido de alquitrán: por cada gramo de tabaco que se fuma, hay una mayor cantidad de alquitrán (un carcinógeno) presente en los puros que en los cigarrillos.
  • Concentraciones altas de toxinas: las envolturas de los puros son menos porosas que las envolturas de los cigarrillos. La envoltura no porosa del puro hace que la combustión del tabaco del puro sea menos completa que la combustión del tabaco del cigarrillo. Como resultado, el humo del puro tiene concentraciones más altas de toxinas que el humo del cigarrillo. Además, el mayor tamaño de la mayoría de los puros (más tabaco) y el mayor tiempo necesario para fumarlos resulta en una exposición mayor a muchas sustancias tóxicas (tales como monóxido de carbono, hidrocarburos, amoníaco, cadmio y otras sustancias).

El humo del puro puede ser una fuente principal de contaminación del aire en el interior de su casa. No hay un grado de exposición al humo de tabaco que no sea perjudicial. Si usted desea reducir el riesgo a su salud y a la salud de los demás, deje de fumar.

Si. Fumar puros causa cáncer de la cavidad oral, de laringe, de esófago y de pulmón. Puede causar también cáncer de páncreas. Además, quienes fuman puros todos los días, particularmente fumadores que inhalan el humo, tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y pulmonares. Quienes fuman puros y quienes fuman cigarrillos con regularidad tienen un grado semejante de riesgo de cáncer de la cavidad oral y de esófago. Cuanto más se fuma, mayor será el riesgo de enfermedad.

Ya que todos los productos de tabaco son perjudiciales y causan cáncer, se desaconseja firmemente su consumo. No hay un grado de consumo de tabaco que no sea perjudicial. Se deberá de animar a las personas que usan cualquier tipo de producto de tabaco para que dejen de usarlo.

Los productos de remplazo de nicotina o la terapia de reemplazo de nicotina administran dosis calculadas de nicotina al cuerpo, lo cual ayuda a aliviar las ansias y los síntomas de abstinencia que sienten con frecuencia las personas cuando quieren dejar de fumar. Evidencia solida y consistente indica que dicha terapia puede ayudar a las personas a dejar de fumar cigarrillos. Para recibir ayuda para dejar de fumar pregunte a su médico o personal de la salud sobre la terapia de remplazo de nicotina, así como sobre asesoramiento individual o en grupo, sobre números de teléfono de apoyo u otros recursos para dejar de fumar.