Es importante que las personas con cáncer se cuiden. El cuidarse a usted mismo incluye comer bien y mantenerse tan activo como sea posible.

Usted necesita suficientes calorías para mantener un buen peso. También necesita suficientes proteínas para conservar la fuerza. La buena nutrición puede ayudarle a que se sienta mejor y tenga más energía. Algunas veces, especialmente durante o inmediatamente después del tratamiento, usted puede sentirse sin ganas de comer, incómodo o cansado. Quizá usted sienta que la comida no sabe tan bien como antes, tenga náuseas, vómitos o llagas en la boca; el médico, el dietista u otro profesional médico puede sugerirle formas para comer mejor.

Muchas personas se sienten mejor si se mantienen activos. Caminar, hacer yoga, nadar y otras actividades pueden mantenerlo fuerte y aumentar su energía. El ejercicio puede reducir las náuseas y el dolor y facilitar el manejo del tratamiento. También puede ayudar a aliviar la tensión. Antes de practicar cualquier actividad física que usted elija, asegúrese de consultar con su médico. Asimismo, si su actividad le causa dolor u otros problemas comuníqueselo a su médico o enfermera.