Algunos tipos de cáncer pueden encontrarse antes de que causen síntomas. Los exámenes selectivos de detección se usan para buscar el cáncer (o las patologías que pueden resultar en cáncer) en gente que no tiene síntomas.

Estos exámenes pueden ayudar  a los médicos a encontrar y tratar algunos tipos de cáncer en etapa temprana. En general, el tratamiento de cáncer es más efectivo cuando la enfermedad se encuentra en un estadio inicial.

Los exámenes selectivos de detección se usan ampliamente para buscar cáncer de seno, cáncer de cuello uterino, cáncer de colon y recto, entre otros.

Seno

La mamografía o mastografía es la mejor herramienta que tienen los médicos para encontrar el cáncer de seno temprano. La mastografía es una imagen del seno hecha con rayos X. Se recomienda que las mujeres de 40 años de edad y más se realicen una mastografía cada año. Las mujeres que tienen mayor riesgo de padecer cáncer de seno deberán consultar con sus médicos si es necesario hacerse mastografía antes de los 40 años y la frecuencia con la que deberán hacerlo.

Cuello del útero

La prueba de Papanicolaou se usa para revisar las células del cuello uterino o cérvix. El médico raspa el cuello del útero y toma una muestra de células. Las células se examinan en el laboratorio para ver si hay signos de cáncer o cambios que puedan resultar en cáncer. Las mujeres deberán hacerse pruebas de Papanicolaou 3 años después de haber comenzado a tener relaciones sexuales o al cumplir 21 años (lo que suceda primero). La mayoría de las mujeres deberán hacerse una prueba de Papanicolaou al menos cada 2 años.

Colon y recto

Varios exámenes selectivos de detección se usan para detectar pólipos, cáncer u otros problemas de colon y recto. Las personas de 50 años de edad y más deberán hacerse estos exámenes. Las personas que tienen un riesgo mayor del promedio de padecer cáncer de colon o recto deberán hablar con sus médicos para preguntar si deben hacerse exámenes selectivos de detección antes de los 50 años de edad y la frecuencia con la que deberán hacerlo.

  • Análisis de sangre oculta en las heces: A veces el cáncer o los pólipos sangran. Esta prueba detecta pequeñas cantidades de sangre en la materia fecal.
  • Sigmoidoscopia: Los médicos revisan el recto y la parte inferior del colon con un tubo luminoso llamado sigmoidoscopio. El médico puede generalmente extirpar los pólipos a través del tubo.
  • Colonoscopia: Los médicos revisan dentro del recto y todo el colon usando un tubo luminoso llamado colonoscopio. El médico puede generalmente extirpar los pólipos a través del tubo.
  • Enema de bario de doble contraste: Este procedimiento incluye varias radiografías del colon y recto. El paciente recibe un enema con una solución de bario y se le inyecta aire por el recto. El bario y el aire mejoran las imágenes radiográficas del colon y recto.
  • Examen rectal digital: El examen rectal frecuentemente forma parte del examen físico de rutina. El profesional médico inserta un dedo enguantado y lubricado dentro del recto para ver si siente algo anormal. Este examen solo permite la evaluación de la parte más inferior del recto.